Conéctate con tu marca

¿Cuántas veces has sentido que tu marca no proyecta lo que eres?

Ese logo que te hizo tu hija, tu prima, tu hermano, el hijo de tu mejor amigo, o bien, tu mismo.

Ahí radica el problema de las marcas que nacen como pueden, pero lo grave es que al crecer se sigue usando la misma imagen y llega un punto en el que se convierte en un ancla que te detiene y te impide llegar a las nuevas metas que te propones, fue funcional por un tiempo pero caducó, es como si de adolescente quieres seguir usando la ropa que usabas de niño.

Es importante ser conscientes del crecimiento y de los objetivos que deseamos alcanzar, y saber que la marca es uno de nuestros mejores medios para lograrlo, por lo tanto, debemos cuidarla y mantenerla actualizada.

Es la imagen que se da al exterior de la empresa, es la cara, la tarjeta de presentación, si es complicada, cargada, obsoleta, etc. eso es lo que estás diciendo que eres y por más innovación que tengas en servicios, productos y estructura, no lograrás comunicarlo de esa manera.

Una marca es también aspiracional cuando se desarrolla pensando en el presente y futuro. Es un motivador constante  al ver que tu empresa proyecta más profesionalismo y responsabilidad, te obliga a mejorar. El equipo de trabajo siente  más orgullo de formar parte de tu empresa. Es más fácil y congruente hablarles de crecimiento y exigir cambios y mejoras.

Cuida tu imagen, evoluciona, fortalece a tu equipo, y verás que los resultados llegarán como consecuencia.